¡Ey, niño! Con eso, no se juega.

Connotar una imagen por medio de un texto es la manera de darle un estilo. En la foto de prensa, al escribir sobre ella, es imposible no dotar la fotografía que acompaña a una nota con un segundo significado que en sí mismo, la imagen puede o no tener. Es algo necesario. Después de todo no podemos ir a comprar diarios que te vendan un álbum fotográfico del día esperando que tú adivines de que va la noticia (aunque esto, me parece un experimento interesante que pienso realizar y tratar en otra ocasión). Entonces, la idea de esta y cualquier otra entrada del tipo no es la de cambiar el mensaje de las noticias que han llamado mi atención, tampoco justificarlas o pegarlas aquí con la intención de armar una discusión. La intención siempre será, a demás de darles difusión, la de comentar algunos elementos que me apetece ventilar por este espacio. Es un ejercicio meramente de reflexión. Cabe anotar que comparto la idea de que la foto de prensa no es una foto artística y cuando se comenten piezas de arte visual la cosa cambiará. En esos casos descifrar los rincones que el proceso de una obra puede esconder es un ejercicio infinito que puede hacer uso de más elementos sociológicos, estéticos, matemáticos, técnicos, filosóficos, históricos y un largo etcétera, que los que un ejercicio de naturaleza periodística permite.
Y ya sin darle más vueltas. Hace unos días el primer ministro de Rusia, Vladimir Putin, fue fotografiado ejercitándose en un campo de su país, montando a caballo, con el pecho descubierto. Apareció en casi todos los diarios internacionales y en México la nota ha salido hoy en el periódico, pero yo lo leí primeramente en el Times online (ver nota aquí).
En los encabezados se le relaciona con un plan del Kremlin que desde que estuvo en gestión como presidente (2000-2008), ha trabajado la imagen pública del político para que se le relacione con un perfil de “virilidad”, “fortaleza”, “juventud”, “aventura”, y “action man”. Así mismo hablan de la posibilidad de mantener popular su imagen para postularse y ser reelecto el próximo año como presidente de Rusia.

The Russian Prime Minister Vladimir Putin feeds a horse during a holiday in the Republic of Tyva

The Russian Prime Minister Vladimir Putin feeds a horse during a holiday in the Republic of Tyva


La verdad al ver que tenía tanta difusión la noticia me pareció algo sensacionalista. Sin embargo los noticieros que colorean estas imágenes con cifras de la alta popularidad de su persona me parece que se dirigen a nosotros sugiriendo que es mejor irse haciendo a la idea que este señor va a gobernar Rusia de nuevo, y que será un voto de popularidad atlética el que lo decida.
En la nota del Times online mencionan que mostrar proezas de vigor físico no es nuevo en la propaganda política Rusa. Me hizo recordar lo peligroso que puede ser incubar estas ideas de campaña, tan fáciles de seducir a los que les observan. El acervo de estereotipos en el que guardamos nuestros ideales más primales de vigor, superioridad física, valor, libertad y bondad es duro de bloquear. Inevitablemente nos remite a actuar en consecuencia de lo que vemos; damos rienda suelta a nuestros instintos y paralizamos la razón.
En el libro de Fredéric Beigbeder “99 Francs” (Editado en español por Anagrama como “13’99 Euros”) dice algo que me gusta mucho: “Permítanme recordarles que la publicidad es una técnica de intoxicación cerebral que fue inventada por el americano Albert Davis Lasker en 1899, y que por todo, fue desarrollada con gran eficacia por un tal Joseph Goebbels en los años 1930, con el objetivo de convencer al pueblo alemán de que quemara a todos los judíos. Goebbels fue un consumado redactor-creativo: -DEUTSCHLAND ÜBER ALLES-, -EIN VOLK, EIN REICH, EIN FÜHRER-, -ARBEIT MACHT FREI-… Recuerden siempre esto: con la publicidad no se juega.”
Afortunadamente, lo limitado de los recursos intelectuales con los que ha demostrado operar la modesta maquinaria política mexicana trabaja hacía dos sentidos, en contra de los gobernados y de los que gobiernan. Los intentos por formar estos ejemplos de cualidades físicas que nos vuelvan simpatizantes de un candidato han resultado dar pobres resultados. Recuerdo cuando Roberto Madrazo (quien tiene la edad de Putin por cierto), queriendo ser encontrado como un admirable atleta, hizo trampa en el maratón de Berlín. Yo creo que ni Goebbles habría podido salvar esa campaña. Si les gusta recordar el momento, la noticia aquí y aquí.
Roberto Madrazo hace trampa en el Maratón de Berlín.

Roberto Madrazo hace trampa en el Maratón de Berlín.

Advertisements

0 Responses to “¡Ey, niño! Con eso, no se juega.”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s




El Duque

Calendario

August 2009
M T W T F S S
    Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

%d bloggers like this: